¿Es posible trabajar en un restaurante de prestigio teniendo tatuajes de atrapasueños?

Tener estilo tiene su precio: para empleadores de restaurantes, tener un atrapasueños tatuaje o de cualquier otro diseño puede ser motivo de despido, acoso o de entrada no ser contratado. Un aspecto no convencional no debería ser una limitante para trabajar en la industria alimenticia, pero lo cierto es que sí lo es y con bastante frecuencia. Mientras algunos empleadores son racionales y realistas, hay otros que todavía creen que los tatuajes pueden asustar a la clientela.

Uno de los mitos que se deben enfrentar es que la gente que tiene tatuajes no son higiénicas. Esto es totalmente falso. Ser una persona antihigiénica no es un hábito exclusivo de quienes deciden decorar su cuerpo con algo de tinta.

Muchas de las grandes cadenas de comida rápida tienen la política de no contratar personal con tatuajes, específicamente si está en un lugar visible, aduciendo que cuidan una imagen corporativa homogénea, inofensiva para la mayoría de los consumidores y neutral.

Sin embargo, en los restaurantes de prestigio se entra en el terreno de la relatividad, ya que el estilo y el concepto del establecimiento determina todas las decisiones que se tomen respecto al negocio, lo que implica por supuesto la contratación de personal. Bien es sabida la fama de “estrellas de rock” que adquieren los cocineros que alcanzan gran fama, por lo que no pocos de ellos tienen tatuajes, por lo la gerencia podría permitirse contratar recurso humano que va a tono con la personalidad de la estrella principal. Sin embargo, no han dejado de existir los comedores de gran tradición, elegantes y sectarios, que prefieren un aspecto más “lavado” y uniforme, que prefieren evitar que un empleado, sobre todo si éste tiene contacto con el público,  tenga un look “desafiante”.

En conclusión, se puede decir que la posibilidad que tiene una persona tatuada de trabajar en un restaurante, depende de las políticas de contratación de personal de cada establecimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *